et-loader

Descarga nuestra app.

Templo de la Música del Parque Morazán cumple 100 años

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

En una fecha como la de hoy, pero hace un siglo, la Comisión de Fiestas de San José encargó al arquitecto y pintor José Francisco Salazar Quesada, el diseño y construcción del quiosco del parque Morazán, o Templo de la Música.

En este parque, que data de 1887, tenían lugar las fiestas de Año Nuevo y las retretas musicales, antes de ser pasadas para Plaza González Víquez y finalmente a Zapote.

Salazar solo tuvo tres semanas para terminar esta tarea, pues debía estar listo para las fiestas de fin de año de 1920, donde se coronaría a la reina de los festejos y se celebraría el nuevo año; así que los obreros trabajaron intensamente en jornadas diarias de 18 horas, para culminar las obras en tiempo récord.

El Templo de la Música se inauguró el domingo 26 de diciembre de 1920. Su estructura de doce columnas es de concreto armado y su estilo, de influencia neoclásica, está inspirado en el templete de Cupido, vecino del Petit Trianón de Versalles, Francia.

Detalles de los ornamentos en las columnas y la cúpula del Monumento, hechos por Francisco Jiménez operario de los talleres de Obras Públicas. Por: Carlos Fallas Pastor, historiador del Centro de Patrimonio Cultural.

“Nunca se han visto los parquicitos [sic] de Morazán tan concurridos por nuestra sociedad y pueblo, como ayer en la tarde, con motivo de la inauguración del Templo de la Música. Un público numeroso se aglomeró allí, y por doquier lucían nuestras bellas damitas su donaire y hermosura. La inauguración se hizo a las cinco, en medio de los acordes del Himno Nacional. La Reina del Carnaval, señorita Enriqueta Chavarría Escalante, quebró la botella de champaña. (…) Pasado este ceremonial, la Banda Militar, vestida de gala, dio un concierto selecto, y por último ejecutó el Fado, contribuyendo con ello a alegrar más el espíritu de la enorme concurrencia”, anunció el periódico La Prensa, el día después de aquella inauguración.

El jefe de las obras fue Manuel Antillón, de la Dirección de Obras Públicas; el destacado carpintero, Constantino Marín y el artista que modeló los relieves, y probablemente los capiteles de las columnas, fue el joven Francisco Jiménez, “que, obedeciendo a las rigurosas reglas de la estética, sintetizan el conjunto armónico que forman la belleza indiscutible del santuario que en estos momentos nos ocupa”, tal y como lo expresó el señor Dolores Ulloa en el Diario de Costa Rica, el 28 de diciembre de 1920.

Evidentemente, fue un gran acontecimiento levantar en tan solo tres semanas este monumento en un estratégico punto social de la capital, por lo que fueron múltiples los elogios y homenajes para el arquitecto. “La idea produjo verdadero entusiasmo, pues el señor Salazar ha demostrado poseer grandes dotes de verdadero artista, laboriosidad, rapidez para su hermosa obra y entereza poco común”, se lee en La Prensa del 28 de diciembre de 1920.

Según el diario La Prensa, del 29 de diciembre de 1920, el Comité del Carnaval decidió condecorar al arquitecto Salazar durante el concierto del primer día de fiestas cívicas “por su éxito alcanzado en la construcción del Templo de la Música” y se dispuso que la medalla la colocaría la “Reina del Carnaval”. Además, los operarios de los talleres de Obras Públicas, obsequiaron una serenata al arquitecto.

El Templo de la Música, hoy centenario, tiene como característica su buena acústica, muy apropiada para los conciertos que realizan bajo su hermosa cúpula. En tiempos normales, se ve a jóvenes practicando coreografías, artes circenses, o simplemente conversando. Se presentan bandas musicales y se realizan bailes a su alrededor.

“Representa un período próspero de nuestra historia, donde los ojos miraban hacia Europa para buscar inspiración, pero utilizando la nueva técnica en ese momento: del hormigón armado. Su cúpula con casetones, que la alivianan, se posa sobre columnas jónicas que transmiten, de forma esbelta y elegante, su peso al suelo. La premura con la que levantaron la obra no afectó para nada la calidad de su construcción, que se mantiene casi intacta un siglo más tarde. Nos alegramos de poder celebrar su primer centenario, viéndolo en su mayor esplendor, gracias a la reciente intervención efectuada por la Municipalidad de San José. El Templo de la Música es un bello legado que debemos mantener y cuidar para el uso y disfrute de estas y las nuevas generaciones”, afirmó Diego Meléndez, director del Centro de Patrimonio Cultural.

Su valor patrimonial fue reconocido desde 1975 cuando fue declarado Patrimonio Histórico-Arquitectónico mediante el Decreto N°4605-C. La Municipalidad de San José es la entidad a cargo de este monumento.

Suscribite al ¡Plan Pura Vida! y ahorra 10% + Envíos Gratis