et-loader

Descarga nuestra app.

Experiencias Paradise: Viaje a Villa Celeste Katira y el Volcán Tenorio. Parte 1

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

En está entrada daremos nuestra guía de como aprovechar al máximo su estadía en uno de nuestros destinos favoritos. Villa Celeste Katira y el hermoso Volcán Tenorio. Para leer acerca de Villa Celeste y su historia entrar aquí.

Destinos Paradise Villa Celeste Katira

Llegada recomendada.

En Villa Celeste no hay hora de llegada o Check In. Sin embargo en nuestra opinión Villa Celeste se disfruta más llegando el primer día en horas de la tarde. Por el café o la cena no se preocupen que el restaurante de doña Sara nos tiene cubiertos.

Apenas llegar es hora de conocer nuestra cabaña, ponernos cómodos. Luego podemos salir a conocer la propiedad. Rio Celeste cruza directamente frente a las cabañas, generalmente es lo primero que hay ir a conocer… El jardin y el sendero interno están ahí si aún nos quedan energías después del viaje. Sino las hamacas de la recepción nos permiten descansar y refrescarnos.

Si viajamos solos don Martin, doña Sara y sus hijos nos harán compañía y con gusto nos ayudarán también a planear las aventuras por delante.

No queda más que dejar que caiga la noche y que sea el cantar del rio quien nos arrulle hasta la mañana siguiente.

Día 2 A levantarse temprano.

Fotografía Tomada por Paradise Costa Rica directamente frente a Villa Celeste Katira

Son las 7:00 am los imponentes almendros al frente de la propiedad ya deberían estar llenos de tucanes en las copas y quizás de monos aulladores a medio camino. Otras aves como las Aras, Carpinteros, Mieleros, Cusingas y decenas de Colibríes entre muchos otros surcan a baja altura buscando la fruta a veces en los árboles a veces convenientemente colocadas en comederos.

Este espectáculo matutino dura hasta cerca de las 10:00 de la mañana.

El aire puro de la mañana y el color de las aves nos llenan de energía, la necesitaremos para el resto del día. Pronto el olor de café mañanero y el “Pintico” se encargarán de poner nuestras baterías a tope. (lo vamos a necesitar)



Trecking, Aventura, Emociones y Memorias para toda la vida. (Nos vamos para el Parque)

No queremos dejarles la idea de que este lugar es una pintura de museo, una obra de bajos decibles, que debe ser apreciada y no tocada.

Al contrario Villa Celeste es una experiencia inmersiva.

A solo 20 minutos del Volcán Tenorio su flora y fauna son apenas el aperitivo antes de consumir en el plato fuerte. -Camino al Parque podemos pasar a saludar al imponente árbol de la Paz, que con más de 400 años es uno de los habitantes más antiguos de Costa Rica.-

El Parque Nacional Volcán Tenorio es un lugar que hay que ver unas tres veces para empezar a creer. Con un parqueo cómodo el parque inicia con lo que anteriormente fuera una finca agrícola y ganadera hoy reforestada, regresada a la madre tierra de la imponente Costa Rica.

Apenas al ingresar se debe cruzar un puente, en esta primera etapa del recorrido árboles jóvenes que se elevan franqueando de izquierda a derecha el caminar de los paseantes.

Como tambores en creccendo la flora empieza a espesar poco a poco. Y al volver a tocar tierra la selva vieja cambia el clima y el ambiente. Es común que las primeras mariposas, ranas y la sinfonía de insectos multicolores empiecen a dejarse ver y oír. Como emocionados, saludando al visitante, avisándole que adelante le esperan lugares y memorias que no olvidará.

El recorrido completo del Parque Nacional Volcán Tenorio se puede hacer desde la entrada hasta “los Teñideros” (dónde Rio Celeste gana su color) en unas 3 horas a paso tranquilo.


Para visitar la imponente casada hay que bajar unas 150 gradas. Pero la experiencia lo vale mil veces. Después de la Cascada nos esperan un recorrido en piedra, tierra y barro si hubiese llovido recientemente.

La recomendación es siempre llevar ropa cómoda, zapatos para caminata o trecking y buena hidratación. La cámara fotográfica no debe nunca de faltar.

El impacto de la caminata es de nivel medio. No se necesita estar en una excelente condición fisica para disfrutarlo y personas de todas las edades pueden realizarla. Sin embargo si el visitante encuentra dificultades para realizar el recorrido debe recordar que no hay prisa. La visita es un premio no un castigo y la vida se disfruta más a un buen ritmo.

Notas del Autor.

Pero vamos a dejar esta narración del Parque Nacional Volcán Tenorio para otra entrada. Ahora es momento de regresar a Villa Celeste para almorzar…

Desayuno Campesino Villa Celeste

El parque nacional nos recompensa pero también nos cansa. Hay que recuperarnos aún es temprano y tenemos toda la tarde por delante.

Doña Sara -“Sarita”- para quienes hemos comido su comida y le agarramos un cariño inexplicable es también cocinera de la escuela de Katira. Y con el mismo cariño que alimenta a los estudiantes, prepara junto con un pequeño batallón de diligentes asistentes y ayudantes (Cuando estamos nosotros ayudamos lavando platos). Sus deliciosos almuerzos, porque sí Villa Celeste tiene Restaurante. Sea huésped, excursionista o afortunado paseante, las mesas siempre están listas para servir a la orden.

La comida es deliciosa, el típico y tradicional casado “levanta muertos”. Lleno de la energía necesaria para recargas las baterías de la caminata mañanera por el Tenorio y más que suficiente para salir a conquistar los rápidos de Rio Celeste…

Beto y el Tubing

Ya son las 1:30 de la tarde la naturaleza nos abrazó el alma y la comida de Sarita se acomodó en la panza. Por la esquina vemos a Beto y a sus amigos traer un inflador y un par y luego otro más objetos circulares. Se queda uno de ellos y jala una silla, los otros dos se van entre risas.

Y el inflador empieza a hacer su trajo. Aquellos objetos empiezan a agarrar forma. Son neumáticos, Beto regresa con cascos y chalecos salva vidas. Es hora de hacer Tubing. Nos espera 1 hora de navegación individual por rápidos y posas del rio. El agua es fresca, deliciosa. Son casi 3 kilómetros de navegación.

Tubing Villa Celeste 2019

Los inflables nos daran inevitablemente una vista de 360 grados de las capacidades artísticas de la madre naturaleza. Y será precisamente ella la encargada de emocionarnos relajarnos y maravillarnos en con cada rincón, curva cada caída de agua y pared de roca.

Todo en una experiencia que dura a veces poco más de una hora. Pero que también dura toda una vida de recuerdos y de historias.

Dónde termina el recorrido nos espera Beto con su microbus para regresarnos al lugar de partida. Y todos caben en la buseta, lo difícil de hacer pasar por la puerta es la enorme sonrisa y la sensación de frescura.

Una hora más tarde ya son las 3:00pm llegamos a secarnos, o bien dar una vuelta u otra rápida visita al río y que nos seque el sol.

Momento ideal para regresar al restaurante a que Sarita o sus hijos nos lean la mente y nos sirvan una taza de café con pan dulce y otros pecaditos caseros orneados por manos de la zona.

Reserva en Villa Celeste

Muy bien falta la otra mitad del día.

En el campo el día tiene más horas y si no las tiene de alguna manera saben durar más. Hemos despertado temprano, disfrutado de aves imposibles, desayunado, viajado a un lugar de película y hemos navegado por un Rio Celeste cielo.

Animales y aves nos han acompañado. Incluso quienes nunca antes habían estado ahí, no pueden evitar un sentido pertenencia. Villa Celeste, su ambiente, su naturaleza y el trato tan familiar de don Martin, doña Sara y sus hijos nos hacen sentir que ese espacio es nuestro y a la vez que nosotros mismos le pertenecemos a la naturaleza.

Hemos descansado un poco ya y meditado el café con pan dulce y queso Turrialba. El Río y el Cielo se empiezan a decir adiós. Y su color baja lenta y gradualmente de intensidad, de celeste a azul claro, azul profundo, verde por un breve momento y ahora es solo un rio de aguas cristalinas.

Claramente es el mismo río de antes, lo delatan sus sonidos, la piedras su recorrido que ya reconocemos, que ya sentimos nuestros.

Pero es inevitable dudar por un segundo si aquel color que vimos durante del día era real… Entonces volvemos la cabeza al cielo para comparar tonos. Pero ahora el cielo tampoco es celeste.

Una bandada de Lapas cruza el cielo y engancha nuestra mirada que los sigue sin remedio hasta que tonos rojos, violetas y naranjas nos explican que está cayendo la tarde.

¡Que importa en este momento si el río era celeste o no! Ahora el espectáculo lo da el atardecer. Un show diario cada tarde. En el horizonte tampoco queda claro si aquellos son los almendros floridos o es el sol dándole el beso de despedida a este hemisferio.

Embelesados vemos detalles nuevos, más aves volando en busca de percha para pasar la noche. Y empiezan luceros a adornar el cielo, se hace oscuro, pero no tanto. Una luna gigante corona la noche.

Villa Celeste Katira de Noche.

¿Y que se puede hacer de noche? Bueno el día ha estado lleno de eventos. En el restaurante, empiezan a sonar las ollas. Es momento de reagruparnos con los amigos o la familia. Planear el día de mañana, dejarse ilusionar por el olor de la cena y para los que buscan pegarse un susto, tenemos la caminata nocturna.

Por qué sí es de noche pero el bosque está más despierto que nunca. El trino de las aves ahora son chasquidos de veloces mamíferos voladores, en busca de frutas o insectos. Las ranas se organizan en coro en la laguna y las riveras del rio.

Y una colección infinita de insectos, arácnidos y otras criaturas que parecen llegadas del espacio exterior empiezan a conquistar cada rincón.

Para aquellos curiosos y los que aún tengan energías para una caminata más el sendero de Villa Celeste es el lugar ideal para salir cámara y linterna en mano a explorar y fotografiar. La actividad definitivamente está llena de emociones y exalta los sentidos.

En un primer momento los sonidos, chasquidos y cantos de insectos y ranas vienen de todas partes. Pero hay que poner atención en las troncos de los árboles y en la raices, ellos nos ven mejor de lo que nosotros los vemos a ellos.

Si hay alguien con espíritu de entomologo este es su santuario. La solemnidad de la noche puede poner los nervios de punta a la vez que potencializa nuestros sentidos. Es una experiencia para valientes que recomendamos hacer al menos una vez en la vida

Por el momento dejaremos esta narración acá. Regresá pronto para la segunda parte y conocé Caño Negro, el Laberinto de Katira y pegate una cabalgata con nosotros.

¿Qué recomendamos llevar?

  • Zapatos para trecking o caminata.
  • Hidratación y Merienda.
  • Repelente de Insectos.
  • Binoculares.
  • Cámara fotográfica.
  • Al menos 2 trajes de baño.
  • Focos o Linternas para caminata nocturna

Opcionales

  • Brújula
  • Bloqueador Solar.

Siganos en nuestra próxima entrada. Villa Celeste y Alrededores donde exploraremos más actividades que hacer en cantones y distritos vecinos.

Suscribite al ¡Plan Pura Vida! y ahorra 10% + Envíos Gratis