Empresas publicas aportarían 30% de sus utilidades hasta por 4 años para re-financiar al Estado tras la Pandemia.