et-loader

Descarga nuestra app.

Diquís cumple 5 años como Patrimonio Mundial y se prepara la celebrarlo.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Para celebrar el 5to aniversario de la inscripción en la Lista de Patrimonio Mundial de la serie “Asentamiento cacicales precolombinos con esferas de piedra del Diquís”, el Ministerio de Cultura y Juventud (MCJ) y el Museo Nacional de Costa Rica (MNCR), celebraron un acto protocolario en el sitio Finca 6, en Palmar Sur de Osa, con la participación de la ministra de Cultura y Juventud, Sylvie Durán Salvatierra; la directora de UNESCO San José, Esther Kuisch Laroche, y la directora del Museo Nacional de Costa Rica, Rocío Fernández Salazar.

Hace cinco años, UNESCO declaró el valor universal excepcional de los sitios arqueológicos Finca 6, Batambal, Grijalba-2 y El Silencio, distinción que le otorga a Costa Rica prestigio mundial y responsabilidades para conservar, investigar y proteger estos bienes culturales, tareas en las que participan entidades públicas nacionales e internacionales, el Museo Nacional, organizaciones comunitarias, fuerzas vivas de la comunidad, la Municipalidad de Osa y UNESCO San José.

El Gobierno de la República, a través del Ministerio de Cultura y Juventud y el Museo Nacional de Costa Rica, ha asumido con liderazgo y responsabilidad la gestión de los sitios Patrimonio Mundial, ubicados en el Diquís. La conservación de los sitios y las esferas se ha realizado de forma articulada con la comunidad nacional e internacional, de manera responsable e informada para tomar las mejores decisiones en torno al patrimonio cultural y arqueológico que tenemos el privilegio de resguardar, conservar y heredar a las futuras generaciones, expresó la ministra de Cultura y Juventud, Sylvie Durán.

La jerarca agregó que “es un compromiso, de parte del sector cultura, seguir apoyando este proceso, que será continuo y sostenido en el tiempo, a la vez que se empodera a la comunidad a través de proyectos de emprendedurismo y gestión cultural en torno a los sitios”.

Por su parte, Esther Kuisch Laroche, directora de la Oficina de la UNESCO en San José, aseguró que “con la declaratoria, Costa Rica se comprometió a conservar, no sólo los sitios del Patrimonio Mundial situados en su territorio, sino también a proteger su patrimonio nacional. En la Convención se alienta a los Estados Partes a integrar la protección del patrimonio cultural y natural en los programas de planificación regional, establecer personal y servicios en sus sitios, llevar a cabo investigaciones científicas y técnicas de conservación, además de adoptar medidas que otorguen a este patrimonio una función en la vida cotidiana de la comunidad. También alienta a los Estados Parte a fortalecer el aprecio del público por los bienes del Patrimonio Mundial, y del patrimonio en general, y a mejorar su protección mediante programas educativos y de información”.

Durante la celebración se inauguró un nuevo edificio en el sitio Finca 6 y dos exposiciones: “Diquís, una región singular” sobre el valor universal excepcional de los sitios, y la exposición fotográfica de Rodrigo Rubí “Rostros de madera: máscaras tradicionales borucas”.

Las obras para construir el edificio tuvieron un costo de ¢373.3 millones de colones, aportados por Junta de Desarrollo Regional de la Zona Sur (Judesur), a través del Grupo de Acción Territorial (GAT SUR). Además del edificio en Finca 6, la inversión incluye paraderos, un área de parqueo y de cafetería. En El Silencio y Grijalba-2 servicios sanitarios y áreas de descanso.

La directora del MNCR, Rocío Fernández, destacó dos significativos aportes del quinquenio: “El Departamento de Protección del Patrimonio Cultural del MNCR ha realizado un visionario programa de investigación en conservación, mientras que el Departamento de Proyección Museológica ha promovido mejoras en los recorridos de los sitios y nueva información en las áreas de acceso y recorrido de cada uno”. Ambos logros, concretó la directora, redundarán en mayor calidad de los servicios culturales, un incremento en la visitación, y el reto de diseñar nuevos productos educativos para beneficio del público como la valija didáctica dedicada a los sitios patrimonio mundial.

Investigación, conservación y restauración

En el 2015 el país firmó un convenio de cooperación con México que ha brindado acompañamiento del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en conservación de piedra y gestión de sitios arqueológicos.

En el 2019, la arqueóloga y conservadora de la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía (ENCRyM- INAH), Isabel Medina, junto con el equipo de profesionales del MNCR, restauró la esfera de El Silencio, la más grande registrada hasta el momento en el país (2.66 metros de diámetro).

Después de un exhaustivo diagnóstico que incluyó el estudio de la composición de la roca, importante para la toma de decisiones de los materiales a utilizar para la restauración, se hizo un levantamiento de imágenes en 3D por parte de LANOTEC y la empresa SG, además de excavar el sitio para recuperar fragmentos desprendidos de la esfera y restaurar el empedrado que la acompaña.

“El proyecto incluyó, además, un estudio continuo de cambios de temperatura y humedad ambiental, así como los registros in situ de temperatura y humedad de superficie de la esfera, fotografías de alteraciones, registros de texturas y grados de dureza, presencia de sales y absorción de agua” explicó el experto Javier Fallas.

Durante el quinquenio también se intervinieron las cinco esferas del sitio Finca 6. Ubicadas en su sitio original, fueron evaluadas mediante excavaciones para documentar su estado físico y diseñar un expediente con datos gráficos y fotografías de los daños de cada una. Esta información se utilizará como insumo para decisiones futuras. Según el plan de conservación, las esferas de Finca 6 serán intervenidas en 2020.

Bajo las recomendaciones de UNESCO, el MNCR ejecuta un plan de manejo de los sitios patrimonio mundial. Este documento se presentó a los diferentes grupos y fuerzas vivas de la comunidad.

“El plan de manejo es un documento con objetivos estratégicos, que busca ordenar el trabajo que realizamos. Está pensado para funcionar hasta el 2020, sin embargo, se encuentra en constante revisión; nos guía a priorizar necesidades y presupuesto para cumplir con los requerimientos que UNESCO exige al país y mantener así la categoría de Patrimonio Mundial”, explicó Mariela Bermúdez jefa del Departamento de Proyección Museológica.

En 2017, el Fondo de Embajadores para la Preservación Cultural, implementado por el Departamento de Estado de Estados Unidos, otorgó al MNCR la suma de 38.500 dólares para demarcar los sitios y hacer estudios hidrológicos en Finca 6, donde los ríos aledaños han cubierto con sedimentos la evidencia arqueológica del lugar.

Durante un año se realizaron midieron los niveles freáticos, información que SENARA utilizó para asesorar al MNCR sobre alternativas de intervención a futuro.

Educación y divulgación

A inicios del 2019, la cooperación alemana otorgó al Museo Nacional, $95.260 dólares para poner en marcha el proyecto “Jóvenes líderes del Diquís”, con el cual se pretende capacitar y orientar a un grupo de jóvenes de los seis distritos de Osa y los dos territorios indígenas, en el manejo participativo y la conservación de los sitios de esferas de piedra del Diquís, con el fin de que sean ellos y ellas quienes realicen un proceso de gestión local y sostenible del patrimonio arqueológico de la zona.

El proyecto aspira a fortalecer la participación y liderazgo de jóvenes de las comunidades aledañas a los sitios, en la conservación y gestión del sitio Patrimonio Mundial, a través de una serie de talleres educativos y técnicos que aportarán a los participantes el conocimiento y las herramientas necesarias.

“Con este proyecto buscamos que los jóvenes sean multiplicadores y gestores del patrimonio en sus comunidades, participen en las asociaciones y redes comunitarias del cantón y los territorios indígenas, y se relacionen con ONGs, instituciones de gobierno, gobierno local y empresa privada. Aspiramos a que los jóvenes desarrollen mecanismos de cooperación y gestión de proyectos de emprendedurismo sostenible en la zona”, explicó Jeisson Bartels, coordinador del proyecto.

En su misión constante de educar a los más jóvenes, el Museo Nacional invirtió ¢15 millones de colones en la producción y elaboración de tres maletas didácticas acerca del patrimonio arqueológico de la zona. Docentes de centros educativos pueden solicitarla tanto al correo cmorales@museocostarica.go.cr y llevarla hasta la institución. Los contenidos están presentados de forma entretenida por medio de juegos, dinámicas, audios, videos, reproducciones de esculturas y textos.

Otro proyecto visionario del MNCR en divulgación ha sido el portal web www.diquis.go.cr, una ventana que, desde cualquier parte del mundo, permite conocer acerca de las esferas, la naturaleza de la zona, la cultura y comunidad.

Durante estos 5 años, el sitio museo Finca 6, ha recibido más de 39 mil personas, interesadas en apreciar el patrimonio arqueológico de la zona y las riquezas naturales que ésta les ofrece.

Suscribite al ¡Plan Pura Vida! y ahorra 10% + Envíos Gratis