et-loader

Descarga nuestra app.

Destino Paradise: Villa Celeste Katira donde el cielo se hizo río.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Hoy es un gusto para nosotros comentarles de un destino que sin duda forma parte de nuestros alojamientos y viajes preferidos, que se ha vuelto obligatorio al menos una vez al año para varios de los integrantes de la familia de Paradise Costa Rica.

La Historia.

Villa Celeste Katira es un emprendimiento turístico familiar iniciado por don Martín y doña Sara, un matrimonio que llegó hace más de 30 años al cantón Guatuso, Alajuela en ese entonces con 2 hijos pequeños, , en busca de un lugar donde construir su casa y criar a su familia.

En ese momento el plan según Martín era dedicarse a trabajar la tierra y cosechar todo lo que las fértiles tierras del norte tuvieran a bien producir.

Conforme pasaban los años incursionaron en varios tipos de cultivos y actividades como la de piña, tubérculos y la ganadería.

El turismo, cuenta don Martín: “en ese entonces apenas si llegaba a la Fortuna de San Carlos”.

Pero daba igual, ellos estaban ahí para trabajar la tierra… Hasta que en 2010 el Volcán Arenal decidió apagarse. Aquellos impresionantes espectáculos nocturnos del volcán escupiendo fuego dieron paso a noches más serenas, más oscuras, sin los rojos de las piedras ígneas surcando el cielo, ni rodando por las laderas del gigante de La Fortuna.

El apagón del Volcán Arenal significó al mismo tiempo la chispa que encendió la atención del turismo por la Vecina Katira y el Volcán Tenorio. Así los fronterizos cantones de Guatuso y Upala empezaban a ver rostros nuevos, rostros maravillados, rostros en busca de belleza, acción, aventura, descanso y conexión con la naturaleza.

Caras nuevas se asomaban en búsqueda de paz, belleza escénica y naturaleza. Los turistas, nacionales y extranjeros se acercaban a la propiedad de don Martín y doña Sara, pidiendo permiso para bañarse en las aguas de aquel rio celeste salido de un cuento de hadas.

Y aunque fueron pocos en principio, el flujo empezaba a volverse constante. Las caras del año pasado regresaban ansiosas el año siguiente con más personas en búsqueda de aquél lugar fantástico del que tanto les habían contado.

La frecuencia de las visitas y los pedidos de un lugar dónde quedarse hizo que doña Sara y don Martín decidieran finalmente dedicarse al turismo. Construyeron cabañas, que ahora ya son 6, una batería de baños y duchas y un restaurante con capacidad para más de 40 personas.

Sobre Villa Celeste

Villa Celeste es una joya adornada por otra joya. El impresionante Rio Celeste recorre la propiedad, un placido río de agua fresca que baja desde el parque nacional Volcán Tenorio y se tiñen del mismo color que el cielo.

Villa Celeste se levanta como un refugio para la flora y fauna autóctonas de una región que mayoritariamente agrícola. Es así fiel y vivo ejemplo como un modelo de turismo rural y ecológico puede regresarle el verdor silvestre a paisajes deforestados para dar paso a la agricultura extensiva.

Miles de especies de flora y fauna encuentran en Villa Celeste un suelo limpio y fértil libre de agroquímicos en dónde prosperar.



¿Qué se puede hacer?

Con una belleza escénica que ya de por sí descansa los ojos. Un ambiente bucólico ideal para desintoxicar el estrés citadino de teléfonos sonando y redes sociales incesantes e invasivas.

Este Destino Paradise ofrece Seguridad, Privacidad y Tranquilidad. Además de una gama de actividades en los alrededores…

…Las 6 cabañas ofrecen intimidad en un presupuesto accesible para todo publico. Un espacio cómodo para re-conectarse con la familia en un ambiente real de armonía, serenidad y apenas el cantar de un rio tranquilo serenando las noches.

Para los más enérgicos, aquellos en busca de emociones y llenar de experiencias su saco. Villa Celeste ofrece un hostal y una zona de camping. Un lugar para guardar sus pertenencias y pasar la noche. Mientras el día se aprovecha al máximo.

Dentro de Villa Celeste los anfitriones ofrecen un sendero de más de 1 km de largo. Una caminata ideal para despejarse y volverse uno con el verdor de los alrededores, mientras se aprecia la variedad de especies de aves, reptiles anfibios y mamíferos. El sendero de Villa Celeste es bosque puro costarricense y como tal una apropiada antesala al parque Nacional Volcán Tenorio.

La vista debe de estar en todo momento en los árboles en especial durante época de floración de los almendros, cuando sus copas incendian de amarillo el horizonte. Llamando a lapas, aras y tucanes a degustar sus semillas favoritas. También hay que estar atentos a los monos aulladores que viajan en manada buscando frutas y que observan entretenidos a los visitantes.

Para los mañaneros no hay nada mejor que salir a horas tempranas a descubrir colores en aves imposibles. Ejércitos de Sargentos, Colibríes, Tucanes, Lapas, Carpinteros y otras varias docenas de aves variopintas, surcan veloces a muy baja altura buscando la tradicional fruta fresca a veces del árbol, otras veces convenientemente puesta en comederos donde los visitantes pueden deleitarse con su colores y cantos.

Siga nuestro siguiente Post de Experiencias Paradise. ¿Cómo aprovechar su estadía en Villa Celeste?

Suscribite al ¡Plan Pura Vida! y ahorra 10% + Envíos Gratis