fbpx

Covid-19 Crecimiento Diario

Covid-19 Progreso General

Casos por Cantón

Costa Rica debe pedir cuerpos de paz en sus fronteras para proteger a la población del Coronavirus. Firma de Petición.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Change.org http://chng.it/bGbTz7KzzH

Costa Rica debe reconocer el desastre sanitario y humanitario de Nicaragua y la amenaza que este significa para nuestra patria. Y solicitar la ayuda inmediata de los Cuerpos de Paz de la ONU para vigilar las fronteras del país.

Carta abierta al gobierno de la República y todos sus poderes.

No podemos pecar de piadosos. Los y las residentes de este país, costarricenses o no, hemos sacrificado muchísimo y acatado todas y cada una de las medidas de salud recomendadas como para perderlo por la negligencia de una mala administración vecina. Quien escribe vive enamorado de esta tierra, su gente y nuestro estilo de vida.

Hacemos nuestra la frase de “Dichosa la madre costarricense que sabe que su hijo al nacer jamás será soldado.” La vocación de Costa Rica de paz, educación, salud y refugio es nuestra y parte de la identidad del tico; tan nuestra como el café, el aguadulce, el Gallo Pinto y el ¡Pura Vida!. Cuando el mundo cayó de rodillas por el virus Costa Rica reaccionó, entendió y se comportó a la altura de un país inteligente y disciplinado.

Lo hicimos bien y merecemos recompensa.

Miles de músicos y artistas cancelamos conciertos, chivos, presentaciones, ensayos por que entendimos que el bien común está por encima del bien personal.

Miles de negocios del sector turismo, hoteles, cabañas, tour operadores, guías, transportistas y más aceptamos sin queja, ni critica la devastadora realidad de tener que cerrar fronteras. Aún sabiendo que el principal ingreso del país es el turismo.

Miles de restaurantes cerraron por meses y cientos cerraron por siempre. Porque entendimos que la seguridad alimentaría es más importante nuestro negocio, pese a que él era el sustento de miles de familias ahora desempleadas.

Un millón de personas que aplicaron al “Bono Proteger” aceptaron la incertidumbre y la promesa de aplanar la curva. Porque entendimos que el prójimo no es otro, que nosotros mismos.

Porque crecemos sabiendo que no seremos soldados, que la educación es un derecho, gratuito universal y obligatorio. Y que la salud es un bien del pueblo, innegable, universal y caro de mantener. Tan valiosos como la diversidad y la naturaleza de estos 51.100km2. Sacrificamos el presente para garantizarnos un futuro como lo hicieron alguna vez los héroes del 56, los Garantes Sociales 48 y los fundadores de la república del 49.

Tuvimos nuestra prueba de fuego y la pasamos. Todos empeñamos hace 3 meses nuestro presente para cosechar lo que habíamos logrado hasta hace 15 días.

En lugar de pedir prestamos económicos pidamos botas y manos a la obra.

Costa Rica nunca perdió un ejercito. Ganó educación, salud, trabajo y paz. Pero ante las negligencias del régimen nicaragüense, que amenaza la soberanía y la estabilidad de nuestra tierra y con ella la salud y la vida de nuestros padres, madres, abuelos, abuelas, hermanos, hermanas e hijos. Debemos aceptar los limites de nuestra capacidad de defensa.

Ante tal situación debemos hacer uso de las herramientas de paz que la comunidad internacional pone a disposición de aquellos que observan los adecuados procedimientos democráticos. ¡Es hora de llamar a los cuerpos de paz de la ONU! Cada minuto que pasa sin hacerlo arriesga la vida de un ciudadano y los logros de 200 años de vida independiente.

La metáfora del fin de los tiempos.

¡Nos invaden y el apocalipsis se acerca! La pregunta es: ¿Si el gobierno de Costa Rica está dispuesto a oír el sonar de las trompetas y actuar rápido para evitarlo?

Nos invade el virus y con él el Jinete de la Peste: de un gobierno vecino que negó salud y ciencia a su pueblo. Y no se ha dedicado a otra cosa que a incentivar marchas masivas en lo que parece un claro intento de genocidio. Haciendo que sus compatriotas caigan desmayados sino muertos por calles que se parecen mucho a la nuestras…

Nos invade el virus y con él el Jinete de la Muerte: que le ha costado al menos 7 diputados de su propio gobierno y una decena de sus funcionarios afines. La Muerte que entierra a cientos de noche, en silencio, en ataúdes sin vela, sin nombre, sin identidad y sin una causa de muerte, solo muerte. Y que espera que el gobierno de Costa Rica no haga nada para seguir su camino al Sur…

Nos invade el virus y con él el Jinete de la Guerra: de un gobierno vecino que tan recientemente como en 2018 alzó armas en contra de los suyos y mató a cuanto menos 309 personas y desapareció a varias miles más. Un gobierno que romantiza a los guerrilleros y acusa de enemigos a quien se atreva a pensar diferente. Y que cuando no dispara golpea a sus pueblo con miseria que los obliga a huir buscando mejores días…

Nos invade el virus y con él el Jinete de la Hambruna: de un gobierno vecino que cerro las fronteras a las mercancías de toda una región si las cosas no se hacían como ellos querían incluyendo. El que no se les aplicaran pruebas a sus transportistas… Mientras que más de 50 de estos, provenientes de Nicaragua dieron positivos y donde uno solo fue responsable por infectar a al menos 18 personas más en suelo costarricense. Y miles de transportistas se quedaron varados, sin agua, sin comida.

No somos afines a las metáforas religiosas. Pero la similitud es excepcional… Las Trompetas suenan y no nos queda claro si el Gobierno del Bicentenario las quiere oír.

Y habrá quien nos acuse de radicales, por tomar la decisión matemáticamente correcta.

Nuestro llamado no es xenofobia, no es radical. Somos los mismos, somos hijos de la tierra, de una América manchada con sangre y Costa Rica es el resultado de acciones heroicas de hombres y mujeres comunes en los momentos correctos. Nuestros hermanos panameños han sufridos miles de enfermos y más de 400 muertes y no no los sentimos una amenaza, así como nosotros no les amenazamos a ellos. El peligro no es la nación, ni la bandera, es el dictador detrás del apocalipsis.

Nuestro llamado es a proteger nuestra salud, estabilidad y modo de vida con la misma pasión y convicción con la que protegemos la naturaleza. Si aseguramos nuestro bienestar más rápido y mejor podremos entonces -cuando la situación lo permita- ofrecer nuestra mano amiga, ayuda y refugió como es y será nuestra convicción.

Cada minuto de inacción amenaza a nuestros trabajadores de la salud, a cada médico, enfermero y conserje que valientemente dieron un paso adelante en la incertidumbre de Marzo. Cual Juan Santamaría corriendo hacia el mesón sin miedo a las balas. Cada día, cada minuto, cada segundo de inacción es una bala más que permitimos se disparé contra ellos. Y es una enorme falta de respeto a todos nosotros que por ellos y por nosotros nos quedamos en casa para defender a la patria.

Cada día, cada minuto, cada segundo de inacción. Es un día más de fronteras cerradas, de restaurantes vacios, de desempleo de angustías de padres por no saber si mañana podrán poner comida en el plato de sus hijos.

Cada día, cada minuto, cada segundo de inacción. Es una sentencia de desempleo e incertidumbre, de lejanía, de no poder ver a nuestras novios, amigos, es un día un mes más lejos de la escuela, el colegio, la universidad, de los compañeros de trabajo. Es una sentencia no merecida y por tanto la definición de injusticia como las que ya le fue necesario imponer a la zona norte de nuestro país. (Ver mapa de casos activos abajo)

Nuestro pedido lo hacemos con la estadísticas en la mano, con los números que hablan y no conocen de raza, sexo, religión, o nacionalidad.

Abajo dejamos los incrementos porcentuales y netos gráficados desde el 16 de Mayo hasta el 31 de Mayo. Donde se muestra que las provincias con mayor aumento fueron Alajuela y Guanacaste, estas provincias tuvieron cantones con aumentos muy superiores al 100% de Casos en un lapso de solo 15 días.

San Ramón +153%
Cañas+160%
Libería +200%
Upala+300%
Abangares+467%
La Cruz +500%

No mal interpreten nuestro mensaje. Estamos muy agradecidos con los Ministerios de Salud, Seguridad y Comercio y con cada funcionario de publico y de instituciones como la CCSS, el INS, la Asamblea, el OIJ y otros. Y sobre todo con cada ciudadano de a pie que mostro madurez y sabiduría al enfrentar un acontecimiento imposible. Nuestra intención es mostrar la necesidad y la premuera del momento que se nos acerca.

Lo aquí escrito no necesariamente refleja el pensamiento de las personas, productores, artistas y artesanos que ofrecen sus productos y servicios a traves de Paradise Products Costa Rica. Y no pretendemos tomar una posición política abiertamente. Lo aquí escrito es nuestra más sincera opinión y el que consideramos es el llamado que nuestra Patria nos hace para defenderla y a los derechos humanos de todos y cada uno de los habitantes de esta nación.

This post is also available in: English (Inglés)