¿Trabaja con Turistas?

Sea Anfitrión con la aplicación Turística de Costa Rica

Editorial. Nicaragua se convierte en una arma biológica para la región. Debemos reforzar las fronteras.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

El desprecio del régimen nicaragüense por la salud y el bienestar de sus ciudadanos, su desatención y falta de acatamiento a las noticias y recomendaciones médicas internacionales es un acto criminal por parte de Daniel Ortega y Rosario Murillo. Nuestros hermanos nicaragüenses son efectivamente rehenes de un régimen que además de opresor muestra actitudes y potencial genocida a la manera de la China comunista de Mao, la Rusia de Stalin o la Camboya de Pol Pot.

La dictadura Nicaragüense no satisfecha con no emitir ni la menor orden de distanciamiento social. Se ha dedicado a promover abiertamente aglomeraciones masivas ante la mirada incrédula de propios y extraños. Al punto de atacar a quienes abogan por el distanciamiento social y el quedarse en casa. Y como si fuera poco se abstiene de realizar y emitir pruebas a sus ciudadanos y aquellas pocas que realiza las reporta como “indeterminadas.” Demostrado una incompetencia y negligencia que bien podría ser considerada como terrorismo. Y aunque la inmunidad de manada es una opción matemática para lidiar con virus, el régimen nicaragüense ni siquiera se ha molestado por definir esta como su estrategia.

Mientras tanto ciudadanos de todas las edades colapsan en las calles, decenas de muertos por complicaciones respiratorias son entregados en ataúdes sellados y en su certificado de defunción se apunta cualquier causa de muerte menos Covid19. Al día de ayer Costa Rica había reportado y regresado a más de dos docenas de transportistas que pretendían entrar al territorio costarricense y exponer a toda la población de Costa Rica un país que ha tenido un control ejemplar de la pandemía.

¿Qué puede hacer Costa Rica?

La frontera Costarricense con Nicaragua por años ha sido más un símbolo que un hecho. Millones de Nicaragüenses han migrado y solicitado refugio en Costa Rica a razón de incompetencias históricas, represión y negligencias del gobierno Ortega-Murillo. Y Costa Rica ha sido paciente y receptora, ofreciendo la incorporación de aquellos ciudadanos nicaragüenses que desean venir a Costa Rica, obedecer las leyes y ser de utilidad para la sociedad. A cambio Costa Rica ha ofrecido su sistema de salud, educación y garantías sociales a nuestros hermanos del norte.

Mas en épocas de pandemia la actitud de despreocupada y cuasi terrorista del gobierno vecino, amenaza de este a la salud, soberanía, estabilidad y el bienestar de todos y cada una de las personas a las que esta tierra les ha ofrecido resguardo sin distinción de país, raza, genero, religión u orientaciones… Costa Rica ha demostrado un manejo ejemplar de la pandemia y no podemos permitir que el deterioro de este progreso en especial cando la vida de nuestros residentes y ciudadanos están en juego…

Costa Rica es un país de paz, nuestra vocación por la desmitalirización nunca cambiará. Hemos renunciado a los ejércitos y hemos cosechado las ventajas y beneficios de esta acción. La opción de Costa Rica será entonces solicitar la asistencia de otro cuerpo de paz. Prevención ha sido el moto del gobierno de Costa Rica y debemos entender que si nuestra prioridad y nuestra estrategia fue prevención y esta nos evito llorar muertos por decenas o centenas. Y sobre todo no saturar la capacidad médica y sanitaria del país.

Prevención y la defensa de nuestra frontera es lo que ahora necesitamos para garantizarle, salud, estabilidad, economía y ia vida prospera a los habitantes de Costa Rica.

Costa Rica debe llamar a los Casos Azules de la ONU.

Asegurarse de que la situación de emergencia y peligro a los que Nicaragua pone a sus vecinos inmediatos sea vigilada con estrictos estándares internacionales que garanticen la protección de los derechos humanos y no quede en manos de países vecinos y posibles intereses en conflicto la mediación y protección de la soberanía de la partes.

A futuro los países vecinos y miembros de ala SIECA deberán buscar la garantizar la promoción de la democracia clara y transparente como medio de elección de gobernantes para poder dejar atrás de una vez por todas el fantasma de las dictaduras militares, opresoras y criminales.

El tiempo apremia, la situación de Nicaragua ya ha salido de control y Costa Rica debe de mantenerse responsable con sus ciudadanos y habitantes

Últimas Noticias

This post is also available in: English (Inglés) Français (Francés)

Paradise Costa Rica

FREE
VIEW