La Delicia Navideña más esperada: el Tamal

Delicioso sabor, tradición milenaria, nutrición saludable y cohesión familiar… ¡tantas cosas definen nuestros queridos tamales!

Llega la Navidad y con ella el manjar de estas fechas: el tamal. Aunque se coma también en otras épocas del año, la palabra tamal rima con Navidad. En efecto, en varios países latinoamericanos, entre los que se encuentra Costa Rica, el tamal tiene un papel central en las fechas de fin de año.

Llámese hallaca, humita, pastel, envuelto o tamal, en diferentes países del continente Americano, todos comparten el mismo origen precolombino. El “tamal mudo”, sin relleno, era parte de la alimentación cotidiana de los aztecas, que también elaboraban tamales rellenos de semillas molidas, chiles, carne de aves silvestres y tomate como ofrenda en la ceremonia dedicada al dios Sol.

Además de elemento relevante en contextos festivos, debido a sus aportes nutricionales y la facilidad de almacenamiento y transporte, el tamal también se consolidó como elemento clave de la gastronomía costarricense.

Los ingredientes y el momento de degustación de los tamales ha ido evolucionando con el tiempo. En efecto, la llegada de los españoles y la entrada del cerdo en la alimentación costarricense ha modificado la receta original de los tamales, siendo el más típico a partir de ese momento el de cerdo.

La tamaleada también ha ido adquiriendo especial relevancia a través de los años en los hogares costarricenses en la época navideña. En efecto, esta tradición hogareña propia de diciembre involucra desde los abuelos hasta los nietos, pasando por los tíos y los primos. Es un momento de cohesión, socialización y unión familiar que muchos hogares aún conservan.

Sin embargo, por varios motivos entre los que se encuentran la falta de tiempo, el hecho de que elaborar tantos tamales es muy cansado o la creencia de que el tamal hace engordar, cada día se va apagando un poquito más esta importante tradición.

Es cierto que hay cada día más empresas que se dedican a la fabricación de tamales para “ahorrarle” la elaboración de los mismos a las familias, o que según la cantidad de manteca con que se elaboren los tamales no serán tan saludables como lo son inicialmente. Sin embargo, no hay que dejar que esta bella parte de la cultura tica desaparezca.

Por eso les invitamos a que elaboren la masa de la manera más saludable, que se junten en familia y se tomen el tiempo de disfrutar todos juntos elaborando este manjar navideño. ¡Y ya sólo queda disfrutar de los tamales con un buen café o agua dulce! ¡Feliz Navidad!

Language

Block "banner-blog" not found

Paradise Costa Rica

FREE
VIEW