Feria del orgullo rural y la entrada de los Santos a San José

En esta oportunidad, además del colorido desfile, se realizará la Feria del Orgullo Rural, un esfuerzo de articulación entre el Ministerio de Cultura y Juventud y el Instituto de Desarrollo Rural (INDER), que busca ampliar los alcances y potenciar la cultura como factor de desarrollo territorial. Más de 40 productores nacionales ofrecerán sus productos en la Plaza de la Democracia.

Por segunda ocasión, esta feria convoca a más de 40 productores provenientes 29 territorios rurales del país, desde Paquera y Cóbano hasta el Valle de la Estrella. Los emprendimientos ofrecerán una gran variedad de productos de excelente calidad y a muy buenos precios.

Harys Regidor, presidente Ejecutivo del Inder, indicó que “es necesario que los costarricenses que habitan en las zonas urbanas conozcan las iniciativas sociales, económico-productivas y de emprendimientos en la ruralidad nacional, que son impulsadas por el Instituto de Desarrollo Rural, con el fin de generar crecimiento económico y desarrollo en las zonas rurales”.

Los asistentes podrán adquirir productos como chileras, queso, yogurt, vinos, pejibaye y sus productos, acerola en diferentes presentaciones, miel de abeja, café, productos a base de chocolate, pan artesanal, jaleas, especies, encurtidos, las rosquillas de Nicoya, chicheme, entre muchos otros.

La Feria del Orgullo Rural estará abierta al público de 9 a.m. a 4 p.m., en la Plaza de la Democracia, sitio donde concluye el tradicional desfile.

La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo, de pie, árbol, cielo y exterior

El sesteo

El sábado 23 de noviembre, día previo al Desfile de Boyeros, desde las 2 p.m. se realizará el tradicional sesteo o descanso para los animales y boyeros que participarán en el desfile.

La actividad del sesteo, cuyo nombre proviene de la palabra “siesta”, es una de las tradiciones que acompañan los Desfiles de Boyeros. Los sesteos eran paradas de descanso que realizaban los boyeros con sus carretas, tras largos viajes por las diversas regiones del país, según informó el CPAC.

En la actualidad, cientos de boyeros continúan realizando esta actividad, que pasó a ser parte de las tradiciones costarricenses y se ha convertido en un espacio para compartir cantos e historias mediante diversas actividades culturales.

Reseña histórica

En 1997, se propuso la idea de realizar el Desfile Nacional de Boyeros como una forma de honrar, recordar los orígenes de la nación y mostrar el orgullo de los boyeros por su oficio. Tras más de 20 años de organizar este encuentro de los costarricenses alrededor de una de sus tradiciones más sentidas, se ha convertido en un nuevo hito de la tradición, en la que boyeros y boyeras provenientes de diversas regiones del país, se reúnen a celebrar su vínculo con esta costumbre campesina, propia de los tiempos en los que el arreo de materiales, el trabajo en el campo, el transporte de personas y de productos de consumo tanto nacional como internacional, se resolvían con las carreta y los bueyes.

Además, cada 25 de noviembre también se conmemora el aniversario de la declaratoria del Boyeo y la Carreta Costarricense como Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad, declarada por la Organización de Naciones Unidad para la Educación, las Ciencias y la Cultura (UNESCO). El país recibió este reconocimiento en noviembre de 2005 por considerarse que no solo constituye un símbolo y referente de la identidad cultural del costarricense, sino que su singularidad y significación le merecen reconocimiento a escala mundial.

En atención a que se trata de la única manifestación tradicional que ha merecido este reconocimiento internacional, el 7 de agosto del 2012 el Ministerio de Cultura y Juventud promulgó mediante el Decreto Ejecutivo N° 38058-C (La Gaceta N° 240, 12 de diciembre de 2013) la “tradición del Boyeo y la Carreta en Costa Rica”, como actividad de interés público.

This post is also available in: Français (Francés)