250 años de Liberia se celebran con música de 7 Bandas.

250 años hace desde que en 1769 se construyera la primera ermita del poblado que hoy se conoce como Liberia; sitio donde, después de largas jornadas de travesía entre Nicaragua y los pueblos de Costa Rica, algunos viajeros aprovechaban la sombra de sus árboles para descansar y pernoctar, así como la proximidad de riachuelos para hidratarse a sí mismos y a sus animales.

Posteriormente, en 1831, se le otorgó título de villa al pueblo de Guanacaste -hoy Liberia-; cuatro años más tarde, aquella villa formó parte del Departamento de igual nombre y es hasta 1836 que se le confirió la categoría de ciudad, tal como se desprende del libre “Circuito de Turismo Cultural. Ciudad de Liberia. 2011”, del Centro de Patrimonio Cultural.

Precisamente, para celebrar los 250 años de fundación de aquel pequeño pueblo, -conocido hoy como Ciudad de Liberia-, más de 180 músicos de las siete Bandas de Conciertos del país, se reunirán en un único ensamble musical, para rendir un especial homenaje a la también llamada “Ciudad Blanca”, por encontrarse asentada sobre un terreno blanco de origen volcánico.

Los músicos, que forman parte de la Dirección de Bandas del Ministerio de Cultura y Juventud (MCJ), se presentan bajo la batuta del maestro Ricardo Vargas, en una única presentación que se ofrecerá el miércoles 04 de septiembre, a las 7 p.m., en el atrio de la Parroquia de Liberia, Guanacaste.

José Manuel Aguilar, director de Bandas del MCJ, afirmó que esta presentación “constituye un gran esfuerzo logístico, administrativo y presupuestario, debido a la gran cantidad de funcionarios artísticos que se movilizarán a la provincia guanacasteca para presentar este concierto especial al público de esa provincia y así, celebrar con ellos tan importante fecha. Esta actividad va de la mano con los objetivos institucionales que incluyen la democratización de la cultura, llevando las manifestaciones artísticas a todas las regiones del país donde nos sea posible”.

El programa musical incluye las obras “Flashing Winds”, de J. Van der Roost; “A la Comandancia”, de Víctor H. Berrocal; “Amazing Grace”, arreglo de Frank Tichelli; “Tocata Marcial”, de R. Vaughn Williams; “The Hounds of Spring”, de Alfred Reed; “Una fiesta en Liberia”, de Jesús Bonilla; además, se contará con la participación del cantante Ernesto Rodríguez, en la interpretación de las piezas: “Liberianita”, “El Huellón de la Carreta”, “Luna Liberiana”, “Liberia”, de Isidro Fernández; “Amor de Temporada” y “He guardado una flor”.

“El público que nos acompañe va a presenciar un concierto de música potente, atractiva, con mucha energía, muy alegre. Además, vamos a tocar un pieza que es casi un ícono de la música para banda, escrita por el maestro Jesús Bonilla, y se llama, casualmente ‘Una fiesta en Liberia’, un cuento musical en el que don Jesús pinta, mediante música, una fiesta en Liberia, desde las campanas matutinas de las iglesias llamando a la gente para celebrar el turno, hasta las bombetas, la música parrandera, ‘Luna Liberiana’; además, salen en escena, musicalmente, una pareja de borrachitos discutiendo, y se termina con el ‘Punto Guanacasteco’”, expresó el director Ricardo Vargas, quien explicó que la preparación de las 7 Bandas de Conciertos para esta presentación, implicó ensayos individuales con las bandas de la meseta central. La próxima semana, inician los ensayos con todas las 7 agrupaciones que conforman la Dirección de Bandas -una por cada provincia-, en la sala de eventos El Gigante, en Liberia.

El “Concierto a 7 Bandas” en Liberia, representará la despedida del maestro Ricardo Vargas, exdirector de la Banda de Conciertos de Cartago, quien recientemente se acogió a su pensión, tras haber ingresado al Ministerio de Cultura y Juventud en 1976.

“Este concierto representa un momento para estar con mis amigos; una forma de agradecerles la amistad. Más que tristeza, esta presentación me evoca optimismo, alegría, felicidad, recuerdos bonitos que compartimos, satisfacción de haber compartido ese viaje con mis compañeros de la Dirección de Bandas. Más que una despedida, esta presentación es un ‘¡Muchas gracias!’”, afirmó Vargas.

“La labor que hacen las Bandas de Conciertos es muy significativa, porque son los grupos musicales de cada provincia, que hacen música cada semana; están ahí, transmitiendo cultura y educación mediante sus interpretaciones; piezas claves en la diseminación de la música en Costa Rica”, expresó el maestro.

Durante su paso por el Ministerio de Cultura y Juventud, Ricardo Vargas estuvo al frente de las tres instituciones musicales: el Centro Nacional de la Música, 2009-2010; el Sistema Nacional de Educación Musical, del cual fue su fundador, 2006-2010; además, la Dirección de Bandas, 2006-2008.

Vargas reconoció que durante su paso por el MCJ se enfocó en potenciar y transmitir empatía: “desde mi arte, que muchas veces se ve como un lujo, cómo puedo convertir eso en un bien para los demás, en una ayuda para que Costa Rica sea cada vez más un mejor país, un mejor sitio para vivir, llegarle a la mayor cantidad de gente; ese precisamente fue, incluso, uno de los principales criterios que vislumbramos con la creación del Sistema Nacional de Educación Musical; lo mismo con la Dirección de Bandas: reivindicar a los músicos, proponer conciertos educativos para el público, con programas musicales retadores tanto para el músico como para el espectador.

“Me considero un artesano de la música con cierta facilidad como director musical y como intérprete de trompeta. Tuve mucha suerte de contar con apoyo en mi educación universitaria, con grandes maestros de la música, como en la Dirección. La música me ha dado amplitud de mente, sensibilidad para ver más allá de las notas musicales; ha sido mi compañera de vida, que me ha permitido sacar la familia adelante y me ha ayudado a hacer muchísimos amigos; me ha generado mucha satisfacción”, concluyó Vargas, quien explicó que continuará trabajando en proyectos musicales personales.











Paradise Costa Rica

FREE
VIEW