Seis funciones de Ana Frank, en el Teatro Nacional

Un diario escrito por una niña llamada Ana quien, junto con su familia estuvo oculta en una casa clandestina de Ámsterdam, Holanda, durante la Segunda Guerra Mundial, es la historia que volverá a las tablas del Teatro Nacional de Costa Rica, por tercer año consecutivo.

Esta obra se presentará desde el 31 de agosto y hasta el 8 de septiembre en coproducción con el Centro Israelita Sionista de Costa Rica. “Una niña llamada Ana”, texto original de José Fernando Álvarez, es dirigida por Gladys Alzate.

La historia narra cómo Ana y su familia permanecieron ocultos durante poco más de dos años ayudados por un pequeño grupo de amigos que los proveyeron de las cosas más necesarias para su subsistencia. La puesta en escena narra las luchas internas de los ocho personajes que conviven bajo la presión de tener que vivir ocultos en un estrecho edificio y con la zozobra de ser descubiertos para huir de la persecución y el exterminio de millones de judíos en campos de concentración. Su meta era permanecer ocultos a la espera de que la guerra acabara para recuperar su ansiada libertad, pero las cosas no terminaron para ellos de la manera esperada.

“Una niña llamada Ana”, que ha sido vista por más de treinta mil personas. En esta oportunidad podrá disfrutarse el sábado 31 de agosto, jueves 5, viernes 6 y sábado 7 de septiembre, a las 8 p.m., y los domingos 1 y 8 de septiembre, a las 5 p.m.

“Poder volver con un espectáculo durante tres temporadas al escenario del Teatro Nacional es una gran oportunidad además, es un reconocimiento por un trabajo serio y responsable que ha desarrollado desde el inicio todo el equipo artístico. Es muy importante que las obras que tengan esta percepción positiva del público, tengan estas oportunidades, porque también para los artistas, es la posibilidad de poder pulir y desarrollar el trabajo y que se produzca un crecimiento cualitativo. Además, el hecho de tener trabajos en repertorio es algo que uno como creador también sueña, porque es permitir que los espectáculos evolucionen y en ese sentido esto es algo que normalmente no sucede en Costa Rica. Vale la pena destacar que es difícil alcanzar un espectáculo que tenga una respuesta tan positiva del público y alcanzar los treinta mil espectadores es un acontecimiento excepcional que no siempre sucede. Esto es importante porque fortalece la gestión del Teatro Nacional como productor artístico y es también una responsabilidad porque la gente podrá comprobar el porqué de esta reacción tan positiva”, aseguró Gladys Alzate, directora de la puesta en escena.

La obra cuenta con la participación de Mar Jiménez y Adriana Álvarez como Ana Frank, al elenco se unen además los reconocidos actores y actrices: Madeleine Martínez, Tatiana Sobrado, Ana Clara Carranza, Luis Daell, Maureen Solís, Marco Guillén, Javier Montenegro, Reinaldo Amién, Jonnie Obando, Daniel Marenco. Además, se destaca la participación de los actores judíos Helena Baruch, Uri Izrael, Lizzy Grynspan, Lorena Amón y Dalit Gateño.

En la ficha artística destacan; Ronald Villar “Chumi” como diseñador y realizador de escenografía; Dedé Coseasi, en el diseño de vestuario y Jody Steiger en el diseño de iluminación. Por su participación en esta obra obtuvieron el Premio Nacional de Teatro 2017 Ricardo Fernández Guardia.

La entrada en butaca tiene un precio de ¢13 000 colones, ¢11000 en luneta y palcos, y ¢9000 en galería. Los estudiantes y adultos mayores con carné tienen un 20% de descuento. Los descuentos son válidos para las compras realizadas en la boletería o en el centro de llamadas.

Adquiera las entradas en la boletería del Teatro Nacional, al 2010-1110 y en www.teatronacional.go.cr